LA EMPRESA


  Tras varios años de falta de identidad, el concurso de adjudicación del año 2015 hace que dos aventureros se unan en un fin común. Nestor Garcia y Álvaro Polo viven la ilusión de hacer renacer el recinto en el cual ellos soñaron con ser torero y con ser ganadero.

  Una vez establecidos en el Paseo del Doctor Fernández Iparraguirre se dedican a trabajar juntos con todo su equipo y a crear sus sueños en hechos tangíbles, aprovechando que el Ayuntamiento del Consistorio local pone toda la carne en el asador para que la ciudad se vea beneficiada del espíritu de trabajo y constancia de esta joven empresa. 

  El compromiso adquirido es  más sentimental que contractual, el romanticismo hace que los ojos de estos jovenes empresarios solo vean un futuro lleno de crecimiento e ilusión.